24
Sep

El ABC de los incendios en edificaciones

Los incendios son un riesgo al que todas las empresas, edificios y viviendas en general están expuestos. Pra orientar a la comunidad sobre este tipo de eventualidades, la Secretaría Distrital de Salud ha elaborado un manual que aporta datos como los siguientes:

De origen químico: éstos se producen por incompatibilidad al mezclar algunas sustancias químicas que reaccionan entre sí, o la manipulación de ciertos elementos que generan calor y al contacto con el oxígeno de aire producen fuego.

De origen físico: éstos son propios de la naturaleza como rayos, tormentas eléctricas, tornados o terremotos.

Origen mecánico: son producidos por el sobrecalentamiento de un área, mal mantenimiento de la misma, roce o fricción de los elementos sólidos.

Origen biológico: son ocasionados por fermentación de bacterias, sustancias vegetales, descomposición de desechos industriales, aguas negras y emanaciones de gases y vapores.

Origen eléctrico: se producen por cortocircuitos eléctricos o por el roce o fricción de un elemento sólido con un líquido; por el desplazamiento veloz de elementos sólidos; por la ionización del aire y por el contacto de elementos malos conductores de electricidad.

De acuerdo con estos factores hay cuatro clases de incendio: Los producidos por materiales como madera, papel, textiles, aserrín etc; por líquidos inflamables: gasolina, thinner, grasas, aceites, pinturas y disolventes Por equipos eléctricos energizados como motores, generadores y/o transformadores y por metales combustibles como magnesio, sodio, titanio, aluminio etc,.

Para poder apagar el fuego existen dos tipos de equipos contra incendio: los fijos, que son rociadores automáticos, hidrantes y estaciones de manguera, los cuales utilizan, como agente extintor, el agua o tuberías con químico seco o agentes halogenados.

Y portátiles, que son equipos manuales de extinción, empleados para combatir incendios menores. Los extintores deben situarse lo más cerca posible a las zonas de riesgo, sin que queden ubicados en su área. Además, deben estar en lugares visibles y mantener su acceso libre de obstáculos e instalados a una altura aproximada de 1.50 m de la base del piso.

 

Fuente: El Tiempo.